lunes, 29 de mayo de 2017

Francesca Woodman

Hoy os vengo a hablar de Francesca Woodman, una fotógrafa, a la que en la actualidad, se la considera de culto. Francesca, llamada así, por el gusto que sus padres profesaban por la península itálica donde pasaban los veranos provenientes de su Colorado natal, nació en una familia de artistas. Su madre Betty se dedicaba a la cerámica y a la escultura, su padre George, a la pintura yfotografía y su hermano al videoarte. Sus padres, asiduos a museos y galerías, dejaban vagar por sus pasillos a los dos hermanos, Francesca se sentaba frente a las obras tomando en su cuaderno apuntes de las mismas. Viviendo en este entorno familiar y también físico (crecerá rodeada del paisaje y la arquitectura de la Toscana y de Roma, donde estudiará, frecuentando la librería Maldoror, y aficionándose a la lectura de novelas góticas) Francesca desarrollarà un sentido y una sensibilidad especial para la producción artística en muchas de sus facetas que materializará a través de su Yashica. Aunque para ella, era más importante el proceso que el resultado final.





Su obra se compone de diferentes influencias: del Surrealismo tomará la idea de lo que es y  a la vez no es, de la doble lectura, la ulizacin de objetos como los espejos, donde el reflejo de otra parte de ella misma nos hace plantearnos si estamos en un sueño y donde lo consciente se confunde con lo inconsciente, mostrándonos ambiguas dualidades, dualidades que desaparecen como esfumándose. También lo misterioso, en forma de barridos que hacen desaparecer partes del cuerpo o de la ropa; de la literatura gótica la aparición de interiores ruinosos, como metáfora del abandono del alma que ella en ocasiones sufría y la fragilidad de su psique; del movimiento simbolista toma a la femme fatal, que se reviste a su vez de inseguridades y temores, de una mujer no valorada física y profesionalmente. Su obra nos da las claves de su vida, ya que románticamente Francesca no tendrá suerte, siendo abandonada por su novio y desencadenando un final precipitado. Pero el rechazo que mas sintió esta joven fue el profesional. A pesar de crear una fotografía impactante y personal donde daba un giro a movimientos de sobra conocidos, su obra era rechazada y para sobrevivir posaba desnuda para pintores y trabajaba de asistente para un fotógrafo. La idea de la desnudez también aparece en su obra, quizá debido a ese trabajo adquirió la idea de que la desnudez corporal solo es eso, no implica que el mundo sepa más de tí porque te vea sin ropa, lo importante es que la espiritual no se produzca a través del cuerpo. Francesca era su propia modelo, según ella porque "yo siempre estoy disponible". En ocasiones hacia desaparecer sus formas desnudas detrás de un cristal, de un papel o de un plato, así como su rostro que tan pronto ocultaba con su cabello o por el contrario nos miraba inquisitivamente como intentando buscar repuestas a sus preguntas. Su obra es una búsqueda de las cosas que componen la vida y que llenan el espacio que nos rodea, así busca la relación entre la corporeidad y el espacio donde las tres dimensiones de la realidad se mezclan con las dos de la imagen fotográfica. Un espacio que en ocasiones lo engulle todo haciéndonos sentir pequeños. Así debió sentirse ella, aunque quién la conoció hablaba de una mujer carismática, teatral y fuerte más de lo que en sus imágenes podría apreciarse o quizá ¿sus imágenes están leídas con las letras cambiadas debido a su final? Francesca era un joven pura y así nos lo hace saber a través de los lirios blancos y virginales que aparecen acompañándola en alguna de sus imágenes o el cisne que hace referencia al espíritu y de nuevo a la pureza, el cual se deja acariciar tal como hizo Zeus convertido en este bello animal, para conquistar o engañar a la joven Leda y poseerla.


En su obra también un juega con la idea del happening (Performance Art) que se habían visto influenciados por el Surrealismo de André Bretón, donde juega un papel importante la improvisación y sobre todo la provocación. Pero también tiene influencias de artistas concretos como Duane Michals o Deborah Tuberville.

Su archivo está compuesto por más de 10.000 negativos, no se sabe exactamente cuantas copias existen ya que Francesca enviaba sus fotografías como si fuesen postales a sus amigos y familiares. Pero en las múltiples imágenes conservadas se muestran las características y los recursos que la caracterizan: imágenes tristes y nostálgicas en interiores desvencijados y ruinosos habitados por su cuerpo muchas veces desnudo, une ideas y objetos creando metáforas de la fragilidad que la acompañaba. Su obra se convierte en conceptual. Su eco se dejará sentir ya que influirá en artistas posteriores posteriores como Cindy Sherman y en la fotografía de moda. 

Con 13 años comienza a fotografiar; con 18 y tras completar su formación destacando por encima de sus compañeros, realiza su primera exposición; con 22, un 19 de enero de 1981, después de que la robasen la bicicleta y recibiese una carta en la cual la denegaban una beca, Francesca Woodman salta desde la azotea de su piso en Nueva York. Su cara quedaba desfigurada como un guiño irónico a su vida y obra donde en ocasiones trataba de ocultarla. Francesca Woodman moría y su obra comenzaba a valorarse en relación a este hecho.

" Mi vida en este punto es como un sedimento muy viejo en una taza de café y preferiría morir joven dejando varias realizaciones, en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas..."


No hay comentarios:

Publicar un comentario

"El arte tiene la bonita costumbre de echar a perder todas las teorías artísticas" (Marcel Duchamp)